Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

See other formats


LECCIÓN 

H MhruffMlViri*' 

REFERENCIAS: JUAN 21:1-14; 
EL DESEADO DE TODAS LAS GENTES , PP. 749-756. 



El desayuno 
con Jesús 



¿Te gustan las sorpresas? ¿Los regalos? ¿Ir a algún lugar especial 
con tu familia? ¿O una fiesta agradable? ¡A todos nos gustan las 
sorpresas! A Jesús le gustaban también. En nuestra historia de 
hoy, ¡él dio dos sorpresas a sus discípulos! 



as estrellas brillaban en 

Leí fresco cielo nocturno. 
Las pequeñas olas ha- 
cían su sonido al gol- 
pear en la arena. Siete 
de los discípulos ca- 
minaban junto al Mar de Galilea. 

Pedro dijo a 



j 1 

pana mernorizan: 

"Procuren hacer siem- 
pre el bien" 
(Tesalonicenses 5:15). 



Mensaje: 

Somos como Jesús 

cuando ayudamos a 

otros. 




sus amigos, 
— ¡Vayamos a 
pescar esta 
noche! 

Los otros dis- 
cípulos pensaron 
que era una buena 

idea. Pronto los hombres salieron a pescar de nuevo. Era divertido 
estar de regreso en Galilea. Era divertido platicar juntos acerca de 
las historias de Jesús y los milagros. Cuando platicaban de Jesús el 



I 



i 



J«f^*™ís*assí^3^ 



tiempo pasaba rápidamente. Pero por alguna razón, los pescados no entraban en sus redes. 
Durante toda la noche se mantuvieron platicando y tratando de atrapar algún pez. 

La pequeña luz del amanecer empezó a verse en el cielo, ¡y todavía no tenían un solo pes- 
cado! Estaban cansados y con hambre, así que decidieron abandonar la tarea y regresar a la 
playa. 

Mientras se acercaban a la orilla un hombre les habló: — ¿Pescaron algo? — No, ni uno 
— contestaron. 

Entonces el hombre dijo: — Traten de nuevo. ¡Lancen sus redes al otro lado del barco! 

Algo había en ese hombre que los hizo intentar otra vez. Así que hicieron como él les sugi- 
rió. Y antes que entendieran lo que estaba pasando, ¡la red se llenó de peces! 

Inmediatamente, Juan reconoció al hombre de la orilla. Le dijo a Pedro: — ¡Mira, es Jesús! 
¡Pedro estaba muy feliz! ¡Ahora ni siquiera le importaban todos esos pescados! Saltó al agua y 
se apresuró a llegar a la orilla. Él quería estar cerca de Jesús. 

Sacar las redes llenas fue un trabajo pesado. Los hombres tiraron con todas las fuerzas 
hasta que la red completa entró al barco. ¡Cuántos pescados! 

Jesús sonreía mientras observaba a sus amigos. ¡Era divertido sorprenderlos! 

Jesús tenía otra sorpresa para los discípulos. ¡Un delicioso y calentito desayuno! Él sabía 
que estarían cansados y hambrientos después de haber trabajado toda la noche. — ¡Vengan a 
desayunar! — los invitó. Y ellos platicaron y rieron mientras desayunaban juntos con Jesús. 

Jesús hizo algo grande al llenar de peces 
las redes; y también algo pequeño 




cuando preparó un sabroso desa- 
yuno para ellos. No importa si 
ayudas en una forma grande o 
pequeña. Jesús quiere que 
ayudemos a otros. Cuando 
sirves a otros, te pareces a 
Jesús. ¿Qué harías para ayu- 
dar a alguien hoy? 





¡Í3 



i 



15 



SÁBADO 

Si es posible, vaya a un lugar donde 
haya personas pescando y lea la historia 
de la lección. Hable de cómo pesca la 
gente ahora. Repase el versículo para 
memorizar. Agradezca a Jesús por el 
desayuno que tuvo esta mañana. 

DOMINGO 

Pida a su niño que le cuente la his- 
toria de la lección. Enliste las formas 
en que puede ayudar en la casa. 
Cuando él o ella ayuden, anime a su 
niño para que dibuje una carita feliz 
en esa hoja. No olvide agradecerle por 
su ayuda. 



lüHES 

Vuelva a contar la historia. 
Fabrique un "barco" con una botella 
de plástico. Llene la mitad con agua 
y deje caer frijoles u otros objetos 
secos para simular peces. Tape la 
botella, voltéela y observe los 
"peces" nadando. Abra la bote- 
lla y utilice un colador para 
"pescar" los peces. Repase el 
versículo para memorizar, 
luego agradezca a Jesús por el 
agua. 




jíf. 

J 



MARTES 

Lea la historia bíblica de Juan 21:1 al 14 para 
el culto. Pregunte: ¿Quién estaba feliz de ver a 
Jesús? ¿Qué hizo Jesús para ayudar a sus amigos 
los discípulos? Deje que su niño planifique el de- 



sayuno de mañana para la familia. Canten juntos 
un canto que hable de ayudar y luego oren juntos. 

MIÉRCOLES 

Deje que su niño ayude a preparar el desa- 
yuno que planificaron juntos ayer. Cante el 
mismo canto de ayer mientras trabajan. Que él o 
ella dé gracias por los alimentos antes de comer. 
Compartan las tareas de "limpieza" después del 
desayuno. 

JUEVES 

Ayude a su niño a hacer un barco* comestible 
con la mitad de una fruta (manzana, naranja, plá- 
tano). Utilice otra comida para el mástil (palito de 
zanahoria, apio, etc.) y la vela (triángulo de pan, 
pedazo de queso, hoja de verdura). Coman el 
barco en el desayuno o la comida. 

VIEKHES 

Durante el culto 
familiar repase la 
hoja con la lista 
que hicieron juntos 
el domingo. Hable 
cómo el niño 
ayudó de diferentes 
formas durante la 
semana. Pregunte a 
su niño: — ¿Por 
qué ayudaste tanto 
esta semana? 

Si es apropiado, 
ayude a su niño a 

hacer barcos comestibles para la merienda fami- 
liar en la cena. 




16